924 433 307 info@vimedical.es
Aumento de Glúteos en Vimedical

Aumento de Glúteos

¿En qué consiste?

Este procedimiento quirúrgico persigue una definición integral y proporcionada del sector posterior de nuestro cuerpo. Cuando los glúteos son planos y están poco desarrollados se puede aumentar el volumen colocando bajo la musculatura glútea o dentro de ella un par de implantes diseñados especialmente para la zona.
Si hay ptosis o caída de las nalgas, o acúmulo de grasa en zonas vecinas, como las caderas o el sacro, el equipo médico de Clínica Vimedical puede estimar necesario realizar técnicas complementarias en la misma intervención, como una liposucción o la extirpación de piel sobrante de las nalgas, que supondrán cicatrices adicionales.

¿Para quién está recomendada?

Los candidatos ideales pacientes que desean corregir la caída de los tejidos y la pérdida de la capacidad elástica del colágeno corporal, ocasionada por la edad o por importantes pérdidas de peso. Así como los que deseen mejorar la silueta  y zona de los glúteos que por propia anatomía del paciente está poco proyectada y muy aplanada.

Características de la intervención

La incisión que se utiliza para esta intervención es muy pequeña, de 4 ó 5 cm., y se sitúa en el pliegue entre ambas nalgas, por encima y a una cierta distancia del ano, donde después queda perfectamente oculta.
Existen diferentes técnicas de colocar el implante intramuscular, subfascial. Las prótesis más empleadas son las de gel de silicona, que tienen aspecto de bolsas compuestas por una cubierta de silicona sólida, muy resistente y formada por varias capas, y un contenido de gel de silicona, con una consistencia que busca ser lo más parecida posible al tejido natural de la zona.
Existen varios tipos de prótesis de glúteo: las de textura lisa o rugosa, y las redondas y ovales. El cirujano/a elige el modelo más adecuado para cada paciente, a la vista de la anatomía y del resultado que se desea obtener.
El tratamiento quirúrgico se realizará bajo anestesia general y el paciente será hospitalizado mínimo una noche.
La duración de la operación es de aproximadamente 2 /3 horas.

Periodo de recuperación

Desde su intervención y hasta un periodo de 24 a 48 horas el paciente tendrá que estar en reposo para evitar posibles molestias.
Tras la cirugía se pueden colocar tubos de drenaje bajo la piel durante 24 horas para disminuir la posibilidad de que se acumulen fluidos. Se concertará una nueva visita en las siguientes 72 horas para revisar heridas y la  prenda comprensiva. Esta prenda compresiva se utilizará durante un periodo de 2 o 6 semanas ayudando a reducir la inflamación y evitar complicaciones futuras (seromas).
La sutura intradérmica, es reabsorbible. Habitualmente a las dos semanas anomalía en la zona intervenida.

La cirugía y la anestesia

Una otoplastia suele durar entre 2 y 3 horas, aunque en casos complejos puede llevar más tiempo. La técnica empleada dependerá del problema concreto. Generalmente se realiza una pequeña incisión en la parte posterior de la oreja para exponer el cartílago auricular. Después se esculpe el cartílago y se dobla hacia atrás; se pueden emplear puntos internos para mantener la nueva forma. En ocasiones, puede ser necesario extirpar una parte del cartílago para obtener una oreja más natural. Por último se extirpa una cuña de piel de la parte posterior de la oreja. La cicatriz resultante de la otoplastia queda disimulada detrás de la oreja. La mayoría de las veces, aunque solo una oreja parezca anormal, se intervienen las dos para conseguir una mejor simetría.

Después de la cirugía

La mayoría de los pacientes, niños y adultos, se encuentran bien a las pocas horas de la cirugía, aunque puede ser recomendable permanecer una noche en la clínica hasta que desaparezcan los efectos de la anestesia general. Se coloca un vendaje alrededor de la cabeza nada más finalizar la cirugía. Las orejas pueden doler un poco los primeros días, pero se alivia fácilmente con medicación. En pocos días se cambia el vendaje por uno más ligero parecido a una cinta de pelo. Es importante seguir las instrucciones de su cirujano plástico respecto al uso del vendaje, sobre todo por la noche. Debe evitarse durante el primer mes cualquier actividad en la que puedan doblarse las orejas.
La mayoría de los adultos vuelven al trabajo a los 5 días de la cirugía; los niños vuelven al colegio en unos 7 días, siempre y cuando tengan cuidado con las actividades físicas.

¿Existen riesgos? ¿Hay garantías?

Cuando la otoplastia es realizada por un cirujano plástico cualificado las complicaciones son infrecuentes y de poca importancia. Sin embargo, como en cualquier otra intervención, existen riesgos propios de una cirugía y complicaciones propias de este procedimiento. Un pequeño porcentaje de pacientes pueden desarrollar un hematoma, que se disuelva espontáneamente o que precise drenaje. Ocasionalmente, puede producirse una infección del cartílago que aumente el tejido cicatrizal de la oreja; su tratamiento consiste en la administración de antibióticos; en raras ocasiones puede ser necesario el drenaje quirúrgico.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies